UE abre negociaciones de adhesión con Ucrania para superar el veto de Hungría | Internacional

La UE acordó que estos jóvenes darán un pase crucial y abrirán negociaciones con Ucrania para su integración al club comunitario. Los Veintisiete salvaron el veto de Hungría y su primer ministro, Viktor Orbán, que se habían negado temporalmente a iniciar el histórico proceso. Aislado del resto de dirigentes, el ultraconservador húngaro evadió la votación y desfiló desde el salón donde los otros 26 dirigentes dieron luz verde a Kiev, que lleva casi dos años resistiendo la agresión rusa. “La decisión muestra la credibilidad y la fuerza de la UE”, declaró a la prensa el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas. «Exigimos apoyo a Ucrania y esta es una poderosa señal política», añadió en una comparación inesperada. Con este salto adelante —que, sin embargo, incluye la cuestión de que Kiev deberá aclarar algunos detalles de las reformas requeridas antes de fijar la marca negociadora— se desbloquea el punto más sensato de esta reunión europea. Cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, asumió que estos jóvenes habían abandonado Occidente, la UE logró resolver los problemas y mantener su compromiso.

“Esta es una victoria para Ucrania. Una victoria para toda Europa”, celebró el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, en las redes sociales pocos minutos después de hacer pública la decisión. De hecho, la decisión de la UE, aunque muy simbólica, porque el camino es largo, es la única victoria en los últimos meses para Ucrania, donde la guerra está casi investigada frente a una defensa de Rusia y donde la batalla de la ciudad, peso para resistencia, está claro. El camino hacia la UE es aún más relevante ahora que el ataque de EE UU a Kiev choca con sus diferencias políticas internas (esencialmente, con la resistencia de los republicanos).

Horas antes de adoptarlo, Zelenski había recibido un llamamiento solemne a los líderes de la UE. “Ahora déjame decirte una cosa: no traicionen al pueblo [ucranio] y su fe en Europa”, había afirmado, poco antes de la decisión, en una intervención por videoconferencia antes de la reunión. “Hoy es un día especial. Este día pasará a la historia. Ya sea bueno o malo para nosotros, la historia lo capturará todo. Cada palabra, cada paso, cada acción e inacción. Quién luchó por qué”, remarcó. Y añadió: “Es muy importante que Europa no quiera caer hoy en la indecisión. Nadie quiere considerar que Europa no es digna de confianza o incapaz de tomar las decisiones que ha preparado. Los europeos no entenderán si la satisfacción de Putin se verá recompensada con una reunión en Bruselas». Además de Ucrania, la UE también apoya la adhesión de Moldavia, aunque ésta se encuentre en una batalla desesperada hasta marzo en Bosnia.

La UE acordó abrir un diálogo para resumir a estos dos países, pero sólo adoptará la marca de cómo hacerlo «una vez que haya adoptado las medidas pertinentes establecidas en las recomendaciones de la Comisión», tras el fracaso de las conclusiones de la reunión. momento en el que se encendió esta agenda y ahora falta el servicio jurídico del Consejo Europeo. En noviembre, al informarnos sobre los avances de Ucrania en el camino hacia la UE, el Gobierno de la UE recomendó iniciar el diálogo de adhesión, pero estableció que todavía quedaban algunas flechas para cumplir tres de las condiciones de su país para hacerlo, como por ejemplo la adhesión al PAÍS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La vinculación de esta información parece haber salvado la resistencia de Orbán. El ultraconservador húngaro -que mira más a Moscú que a Kiev-, que lleva semanas insistiendo en que Ucrania no ha cumplido todos los requisitos para iniciar un proceso por méritos, quiso insistir en ello. “Es una decisión completamente absurda, irracional y equívoca iniciar negociaciones de adhesión con Ucrania. Hungría no logró cambiar su posición porque otros 26 países insistieron en que debería regresar”, dijo. Budapest “hoy permaneció al margen de la decisión”, comentó en un vídeo publicado en sus redes sociales.

La votación sobre la membresía, que como todo lo relacionado con la ampliación del club comunitario, debe hacerse por unanimidad, es válida porque el Primer Ministro húngaro no estaba en la sala. La coreografía creativa de alcanzar el acuerdo tiene una apariencia muy inusual. El canciller alemán, Olaf Scholz, pidió a Orbán que abandone su casa cuando la adopte, según explican tres fuentes comunitarias, que consideran esta solución como una fórmula constructiva. A lo largo de las semanas de una intensa ofensiva diplomática, iniciada por Charles Michel con una visita a Budapest, que organizó reuniones con otros dirigentes y con Orbán.

El dirigente húngaro acabó abriendo la mano. Y lo hizo incluso después de que la Comisión Europea le descongelara el miércoles 10.200 millones de euros retenidos por sus vulnerabilidades del Estado de derecho y que Bruselas considera ahora parcialmente devueltos mediante diversas reformas de su sistema judicial.

La decisión tomada por la UE no se trata sólo del apoyo de Kiev, sino de la resistencia de la UE en ese país. Cuando llegó a Bruselas, el primer ministro holandés, Mark Rutte, probablemente uno de sus últimos asesores europeos, anunció su retirada de la política y las elecciones de noviembre en las que ganó la ultraderecha, y ya había convocado la reunión. como «decisivo». «Debemos seguir haciendo concesiones con Ucrania», afirmó la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas. El CUMBER debe abordar dos elementos “cruciales” para Ucrania, según Rutte y Kallas: la decisión de iniciar el diálogo para su adhesión a la UE y un paquete económico que salve vidas para Kiev.

Por tanto, la cara de la ampliación es que se trata de otro elemento crucial para Ucrania: 50.000 millones de euros (33.000 en préstamos y 17.000 en subvenciones) en cuatro años en los que los equipos técnicos están negociando ahora. Esta cantidad forma parte de una revisión más amplia de la marca financiera plurianual (suponiendo que la UE dure varios años), que contiene otros ingredientes, como un nuevo capítulo sobre gestión de la inmigración o competitividad. Encima de la mesa, una propuesta de Michel que incluye que los socios aporten algo así como 22.000 millones de euros, un tercio de lo que ha reclamado la Comisión Europea. Hungría lo ha bloqueado por ahora y los demás Estados miembros sólo han destinado los nuevos fondos a Ucrania, por lo que el visado definitivo es difícil pero no imposible. Las discusiones ahora son técnicas.

Los dirigentes exploran, sin embargo, un plan alternativo por el que si esta revisión presupestaria no sale adelante, Ucrania no se vaya con las manos vacías y administre 50.000 millones o parte de ellos con un paquete fuera de lo prerrequisito o mediante un acuerdo con los 26 Estados miembros ( todos los miembros de la UE tienen menos hambre). Otra opción es hacerlo mediante préstamos bilaterales. Orbán, que vive su gran momento de protagonismo en la UE, aseguró a estos jóvenes que no se opondrá a un paquete “extrapresupuestario”. «Lo más importante que tenemos que decidir aquí hoy y este fin de semana es que el próximo financista a largo plazo para Ucrania provendrá de la Unión Europea», dijo el primer ministro irlandés Leo Varadkar.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_